Cuánto cuesta cambiar las pastillas de freno

El cambio de pastillas de freno puede ser más barato de lo que parece. Cambiar las pastillas de freno de un vehículo es algo que seguro que vas a tener que hacer en un momento u otro. Los discos de freno delanteros son los encargados del 75 % de la acción de frenar un vehículo y por lo tanto, se deberán revisar y cambiar más habitualmente que las pastillas de freno traseras.

Cuánto cuesta cambiar las pastillas de freno

Al precio de las pastillas de freno se le debe sumar las horas del mecánico que las debe cambiar. Normalmente ningún taller cobra sólo las pastillas sin ningún cargo adicional por mano de obra.

Debes saber que el precio de las pastillas de freno depende del modelo y la marca del vehículo. Si llevas el coche a un taller oficial, las horas de mano de obra también costarán un precio en un taller de una marca y otro precio en otro taller de otra marca distinta.

Por lo tanto dependiendo del tipo de vehículo, el precio de las pastillas de freno puede oscilar entre los 20 y los 60 €. Al precio, como ya hemos dicho, se le debe sumar el coste de la mano de obra. Instalar unas pastillas de freno en un coche se puede hacer en más o menos 1 hora por cada lado. El precio de la mano de obra dependerá de lo que el taller tenga estipulado, es decir, que si el taller tiene estipulado que en cambiar cada pastilla de freno se tardan 40 minutos, el taller te cobrará 2 horas 40 minutos por cambiarte las 4 pastillas de freno, independientemente de que su mecánico haya tardado más o menos. Normalmente tardan menos.

Cuando se cambian las pastillas de freno de un coche, es posible que también tengas que contratar otros servicios adicionales como por ejemplo, el mecanizado de los rotores o su sustitución y el mantenimiento de las pinzas y/o la sustitución del hardware de los frenos.

Cuando hables con el taller pregunta cuanto cuesta cada cosa para que puedas compararlo con otro y así decidir cuál es la mejor opción para ti. A veces es mejor pagar un poco más en un taller de confianza, que no ahorrarte unos euros en otro. Los frenos son unas piezas claves en la seguridad del vehículo.

Hay calidades diferentes en el mercado de las pastillas de freno. Así que obtendrás lo que pagues. Si te compras unas baratas, lo más probable es que te duren menos tiempo que unas pastillas mejores y más caras. Las pastillas baratas se componen de un freno en forma de cuña y de un pequeño tubo de silicona de grasa. Las pastillas más caras y de mejor calidad disponen de una capa más gruesa de material de fricción y por lo tanto, durarán más.

Si te quieres ahorrar la mano de obra, también puedes cambiarte las pastillas de freno tú mismo. Piensa que los talleres pueden cobrar de 40 a 100 € la hora del mecanico. Es verdad que deberás comprarte herramientas, pero también es verdad que si eres el mecánico de tu propio coche, seguro que las volverás a utilizar.

Para cambiar las pastillas de freno de tu vehículo debes asegurarte de comprar el modelo correcto para tu coche. El vehículo debe estar frío, no se pueden cambiar después de haber estado circulando, podría ser peligroso. Para cambiar las pastillas debes aflojar las tuercas de seguridad, colocar un gato para levantar el coche y así poder trabajar. Después, debes quitar los neumáticos, bucar el rotor que es un disco de metal grande y plano. También necesitarás la pinza que es sujeta el rotor y tiene forma de tenaza. Deberás quitar los tornillos que sujetan la pinza y mirar que la pinza no tenga más piezas superpuestas, si es así, deberás de acordarte de colocarlas cuando vuelvas a montar la pinza. Es mejor que consultes como retirar la pinza en tu vehículo, ya que la forma de extracción puede variar de un modelo a otro.

Cuánto valen las pastillas de freno

A continuación deberás comprobar la presión de la pinza y acordarte de coger un trozo de cable de unos 30 cm de largo. Recuerda que la pinza continua conectada a la linea de freno. Retira la tapa del cilindro maestro del freno debajo del capó del motor e inspecciona el nivel del líquido antes de que los pistones se retraigan para poder instalar las nuevas pastillas.

Purga el líquido que hay en la pinza. Es el momento de retirar las pastillas de freno gastadas. Instala las nuevas y revisa el líquido de frenos. Vuelve a colocar la pinza tal y como estaba. Coloca el neumático, baja el coche y aprieta las tuercas de las ruedas. Comprueba con la información técnica de tu vehículo que las ruedas tienen la presión correcta. Arranca el coche y recorre una pequeña distancia. Estate atento a los ruidos y a tus sensaciones al conducir. Si no hay nada extraño, ¡lo has conseguido!